Blablacar demanda a España

Blablacar demanda a España ante la Unión Europea por las sanciones por ánimo de lucro impuestas a dos conductores y a la propia empresa por la Comunidad de Madrid.

Comuto SA, matriz de la red social de viajes de coche compartido, Blablacar, ha presentado una denuncia a España antes la Comisión Europea por las prácticas administrativas llevadas a cabo por la Comunidad de Madrid (CAM) contra la plataforma y dos de sus usuarios.

La Comunidad de Madrid ha sancionado a dos conductores de Blablacar por ánimo de lucro y ha abierto tres expedientes a Blablacar, dos por facturar los servicios y uno más por ofertar servicios de transporte sin tener licencia de transporte. Estas tres sanciones son por 8.800 euros mientras que a cada conductor se le ha impuesto una sanción de 4.001 euros.

Blablacar alega que no es una empresa de transporte y considera vulnerado su derecho a la libre prestación de servicios y su libertad de establecimiento dentro del territorio de la Unión Europea, y solicita a la Comisión que adopte las medidas oportunas para evitar que la CAM “continúe con esas prácticas, y a su vez requiera al Estado español que clarifique la legislación aplicable a su actividad”.

En la denuncia presentada ante la Comisión Europea, Blablacar basa la obstaculación de su actividad por parte de la CAM en tres aspectos. Primero la exigencia de la CAM a los usuarios y a la compañía de una autorización administrativa que ni se ajusta a su actividad, ni se exige en ningún otro territorio de la Unión Europea; y que, “aunque quisieran, no podrían obtener”.

Segundo: la imposición de sanciones a dos usuarios por parte de la CAM, sin fundamento legal aplicable y sin aportar explicación ni cálculo alguno en las mismas (19 céntimos por kilómetro como tope para el ánimo de lucro) sobre por qué entiende que existe ánimo de lucro.

Y tercero, “que estos procedimientos se ven desporporcionadamente acentuados por las declaraciones públicas de las autoridades de la CAM, que producen un grave daño reputacional a la compañía al sembrar dudas sobre la legalidad de su actividad”.

Rodríguez explica que “el nivel de actividad no ha bajado porque nuestros clientes saben que no están cometiendo ninguna ilegalidad” .”Ahora bien, hemos recibido muchas llamadas con dudas sobre si nuestra actividad es ilegal”. “La actividad de Blablacar es legal y continúa siendo legal”.

Fuente: Expansión

Ver también el reportaje sobre el tema en El Confidencial

2 comentarios sobre “Blablacar demanda a España

  • el 27 noviembre, 2016 a las 12:54 pm
    Permalink

    Blablacar supone algo nuevo, algo innovador, distinto, diferente, en este caso en el sector del transporte; y como todo lo nuevo, la gente se niega a aceptarlo como algo bueno y se siente reacia a aceptarlo como una posibilidad de movilidad más (en este caso el gobierno).
    Posiblemente estas denuncias se hayan dado por la presión que está teniendo el gobierno por parte de las empresas de autobuses, los cuales son los más afectados.
    Pero yo voy a darle la vuelta, si el gobierno en vez de multar a blablacar y un par de usuarios, se centrase en cooperar con ellos, asegurarse de que pagan sus impuestos en España, y no fuera, como hacen (ganar “menos de 20000€” de una tacada), podrían hacer un fortunón de la mano de esta empresa y parecidas. Pero yo lo dejo a su parecer, si ven que eso es lo correcto, allá ellos, pero esto es como todo, renovarse o morir.
    Y esto ya es una idea para la patronal de autobuses, porqué las empresas en vez de centrarse en comprar autobuses más grandes para conseguir reducir los precios (esto supone que tienen que llenar las plazas del autobús, pero no siempre es así), compran mini autobuses, o incluso furgonetas, de hasta 10 personas, con un precio aceptable, las cuales gastan menos combustible, se pueden mover más rápido, y hacen la misma ruta en vez de una vez, unas cuantas veces en el mismo periodo de tiempo; esto da más flexibilidad a los clientes, tienen la seguridad que les aporta ser transportados por una empresas profesional, e incluso para la empresa puede ser mejor, porque no tienen que buscar personas con carnet de autobús, por lo que hay más oferta y pueden reducir los salarios.

    Respuesta
  • el 28 noviembre, 2016 a las 9:36 am
    Permalink

    Creo que la Comunidad de Madrid se ha equivocado.
    En aspectos generales, la economía colaborativa surge en respuesta del alto consumismo y la época de crisis. Los avances tecnológicos impulsan este cambio de propiedad a uso y países, instituciones y empresas tienen que seguir esta tendencia puesto que es imposible pararlo. Conscientes de que, una ves abierta la caja de Pandora, las repercusiones son profundas, la Unión Europea redactó en enero de este año sobre el tema: “El consumo colaborativo representa la complementación ventajosa desde el punto de vista innovador, económico y ecológico de la economía de la producción por la economía del consumo. Además supone una solución a la crisis económica y financiera en la medida que posibilita el intercambio en casos de necesidad”.
    Tendencia imparable. Cambiar o morir.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.